Personas con discapacidad: consejos para hacer el Camino de Santiago

La peregrinación del Camino de Santiago es una de las mejores experiencias de la vida. Y las personas con discapacidad no tienen por qué limitarse de disfrutar de esta maravillosa experiencia, sobre todo en lo que se refiere de viajes de senderismo .

Esto se debe a que se han adecuado los espacios últimamente para permitir con mayor comodidad el acceso a las personas que posean algún tipo de discapacidad. Sin duda no es tarea fácil, porque las mismas condiciones del terreno en oportunidades hace difícil este tránsito.

Sin embargo, se han creado rutas alternas para mayor comodidad, sobre todo en sillas de ruedas. Por eso, te traemos algunos consejos para que no dudes en hacer esta ruta.

 Consejos para hacer el Camino si tienes alguna discapacidad

Antes de aventurarte en esta larga travesía es de gran ayuda seguir estas recomendaciones:

Preparación previa. Es fundamental prepararse físicamente antes de emprender este viaje, para determinar cuántos kilómetros puedes avanzar diariamente.

Adaptación de la silla de ruedas. Debes probar la posibilidad de preparar la silla de ruedas o adquirir una especial, de las utilizadas en para-ciclismo, que cuenta con tres ruedas. Con esta silla, si estás en buenas condiciones físicas puedes ascender a lugares más intrincados.

Época de año. Es primordial la elección de la época del año para realizar este viaje. Evita la época lluviosa, que hace inaccesible muchos caminos por estar inundados. Lo recomendable sería que emprendieras está travesía en primavera, un poco menos transitada que el verano, lo que representa una ventaja.

Camino más recomendado. Para una persona con discapacidad el mejor Camino será el francés.  Es recomendable realizar el paseo en grupo, con la debida organización.

Crucial esta planificación sobre todo por el tema del alojamiento ya que muchos de ellos no cuentan con las condiciones adecuadas para recibir personas en sillas de ruedas.

Peso del equipaje. Si tienes una discapacidad física, además del entrenamiento, debes considerar el peso del equipaje que llevas, que será una limitante más. Se sugiere viajar recomendable acompañado, así contarás con ayuda para cargar el peso del equipaje.

Discapacidad psíquica.  Es casi imprescindible que hagas el trayecto en compañía de una persona de tu confianza, que sepa manejar los posibles inconvenientes que se presenten.

Discapacidad visual. Lo intrincado y abrupto del camino en algunos tramos hace recomendable que, si sufres alguna discapacidad visual, te hagas acompañar con alguien de tu confianza.

Cómo última recomendación, divide la peregrinación en etapas y realízalo en distintas épocas, no necesariamente tienes que hacerlo todo de una vez.

Como verás, aunque existen limitantes para las personas con discapacidad, para llevar a cabo el peregrinaje del Camino de Santiago, con un poco de ayuda y tomando las previsiones pertinentes podrás disfrutar de esta experiencia. Así que decídete ahora mismo y ¡hazlo ya!