La importancia de un buen equipo para la prevencion laboral

Como dueños de una empresa si algo se debe tener claro es que hay que cuidar de los empleados casi como si fueran hijos, trabajar en un ambiente laboral peligroso hace que sea poca la gente la que quiera ir a trabajar, sin embargo, si nota que hay seguridad y que el empresario pone de su parte no va a dudar en acudir todos los días. Aunque haya a quien le parezca una tontería la prevención laboral es más seria de lo que nos imaginamos, para ello hay que tomárselo mucho más enserio, y es que si supiéramos la cantidad de gente que se juega la vida en sus puestos de trabajo otro gallo nos cantaría, gente que por miedo a perder su trabajo pone en riesgo su vida, gente que no se pone en casco en una obra siendo completamente obligatorio, gente que trabaja en la limpieza de empresas, que utiliza productos abrasivos, como ácido y amoniaco y que no utiliza ni guantes ni gafas, unas veces por culpa del empresario que no los pone a su disposición y otras culpa de los empleados que los tienen y no los usan, el caso es que de un modo u otro nos encontramos con tragedias y sustos que bien de una manera sencilla se podían solucionar.

Dicen que las desgracias nunca vienen solas, y es que en muchos casos somos nosotros los que vamos a buscarlas, ya que si de verdad nos rigiéramos seguir la ley a rajatabla muchas de las cosas que pasan de verdad que no pasarían. Todo trabajador debería tener claras las leyes en su empresa, todo trabajador que no cumpla con la prevención de riesgos laborales se despide o se sanciona con empleo y sueldo durante un par de meses eso suele doler bastante, si de verdad las empresas emplearan este tipo de castigos igual no existían las excusas de no me he dado cuenta o se me ha olvidado. En cualquier caso cuando es la empresa la que es un poco dejada, por esto de los recortes y por no gastar ni un céntimo demás, le recomiendo que por el bien de su empresa pase por la web www.hipermaterial.es y vea lo barato que le va a salir cuidar de sus empleados como dios manda, la forma de conseguir un buen material de calidad a precios sin competencia.