¿Cómo puedes saber si tu implante dental se encuentra infectado?

Aunque no suele suceder con frecuencia, los implantes dentales pueden resultar con infecciones, estas deben tratarse para impedir su crecimiento y no traer consecuencias desastrosas.

Tu implante dental es casi una parte de ti. Por ello, a continuación, te presentamos esta útil información, para que detectes si tienes una infección y no lo sabias.

¿Cómo puedes saber si tu implante dental se encuentra infectado?

Lo alarmante de una infección dental, es que no genera síntomas hasta que se encuentra en un estado avanzado.

Para saber si tienes una infección, es importante prestar mucha atención a las señales que da tu cuerpo.

Lo primero es acudir periódicamente al odontólogo.

Asimismo, si encuentras señales como: sangrar al cepillarte, zonas de color rojo y algún tipo de sustancia o material sale a través de tu dentadura, es momento de ponerse alerta pues estos son síntomas que indican infección.

La infección puede derivarse por la mucositis, es un estado reversible caracterizado por la inflamación de la zona que se encuentra alrededor de los dientes o en este caso implantes.

Igualmente, tenemos la periimplantitis, es un daño avanzado en el que existe no solo enrojecimiento, el sangrado es también un síntoma, pues la infección ha afectado el hueso alrededor del implante.

También, tu implante dental pudo haberse infectado por muchas razones difíciles de precisar con exactitud.

Para conocer la extensión del daño, el especialista debe realizar una placa, para discernir la posible causa.

¿Cómo se trata un implante infectado?

Tomando como referencia lo dicho anteriormente, tu implante dental infectado podrá curarse dependiendo de la infección que tenga.

La mucositis, con limpiezas, lavados y procesos de higienización por parte del odontólogo, se logrará revertir como problema. Además, el doctor revisará cualquier otro daño presente.

En el caso de padecer de periimplantitis, se realizan lavados profundos en repetidas ocasiones para eliminar la infección.

También existen casos en los que se necesita de una cirugía donde se podría extraer el implante para dejar que el daño sane y proceder en futuro a colocar nuevamente.

Como has podido leer, tu implante dental se puede infectar y traer consigo un montón de inconvenientes, tanto a nivel personal como económico, pues regenerar una herida o daño no es cosa de juego, por ello insistimos en la revisión con un equipo idóneo, así como la correcta limpieza.

Las ventajas reales del uso de implantes dentales y sus cuidados, pueden ser no solo beneficiosos para tu sonrisa, tu salud y autoestima agradecerán la inversión. Ahora descríbenos ¿has tenido experiencias de infección con implantes dentales?